Cultura

Publicado el 18 de octubre de 2018 | 1:09 pm | Por Comunicación Social

0

INAUGURAN EN TULTEPEC EL VIAJE AL MICTLÁN, EXHIBICIÓN AUDIOVISUAL EN EL MARCO DE LA CELEBRACIÓN DEL DÍA DE MUERTOS

Tultepec, México a 18 de octubre de 2018.

·      La exhibición de 15 minutos, narra la creencia de nuestros antepasados, de una travesía de nueve niveles como prueba, para el descanso eterno de las almas.

·      Es gratuita y está abierta a grupos escolares por el momento, y será abierta al público en general del 26 de octubre de 9 a las 21 horas, hasta el 15 de noviembre.

En el marco del 9º Festival Calaveras y Muertitos, autoridades municipales encabezadas por el alcalde, inauguraron de manera formal la exhibición El Viaje al Mictlán, la cual consiste en 9 paneles pintados a mano que, junto con un juego sincronizado de luz y audio, narran la travesía de sigue el alma de la persona fallecida hasta llegar al Mictlán.

La muestra fue montada por un grupo de jóvenes de la sociedad civil que integran el Colectivo Ololi Catrina, en el centenario kiosco de Tultepec, ubicado en la Plaza Principal, quienes trabajaron durante seis semanas para hacerla posible.

Esta exposición también es un esfuerzo del gobierno local, quien brindó todas las facilidades para llevar a cabo esta iniciativa, como un esfuerzo por rescatar y promover las tradiciones prehispánicas y en general la cultura mexicana y de nuestros antepasados.

En la exhibición que dura 15 minutos, se narra la creencia de nuestros antepasados, previo a la llegada de los españoles a estas tierras, que al morir la gente llegaba a un lugar llamado El Mictlán, lugar donde las almas descansaban para siempre.

“Cuando alguien moría, el cuerpo era envuelto en una manta o tilma para abrigarlo del frío del inframundo, se le vertía agua en la boca y en la cabeza para que pudiera refrescarse y calmar la sed durante la jornada, y se colocaban junto al cuerpo objetos que le serían útiles en su viaje”, según la narración.

Así, se colocaban junto al difunto una mazorca de maíz, una piedra de obsidiana, una jícara, flores de cempasúchil, un escudo de plumas y por supuesto, la fiel compañía de un perro xoloizcuintle, que le serviría de compañía y guía en esta travesía.

Pero para llegar al Mictlán, se necesitaba primero pasar por nueve niveles antes de llegar a la presencia del Señor Mictlantecuhtli, donde la manera de vivir de cada uno y las acciones cometidas en la tierra determinarían la manera de encarar los obstáculos en esta larga travesía. 

El Tlalticpac, la tierra de los vivos, el lugar en donde se lleva a cabo la vida terrenal, el primer paso hacia la muerte. Una vez que se abandona el Tlalticpac por muerte natural, el tonalli, es decir, el alma del viajero inicia un largo trayecto a través de los nueve niveles del inframundo hasta llegar al Mictlán.

Los nueve niveles del viaje al inframundo narrados en esta exhibición audiovisual son: el Itzcuintlán (lugar de perros), Tepeme Monamictlán (lugar de montañas que se juntan), Iztépetl (cerro de obsidiana), Itzehecayan (lugar donde los vientos cortan como obsidiana).

Posteriormente, el trayecto continúa en Cehueloyán (lugar donde hay mucha nieve), Pancuetlacoloyán (lugar donde las personas se voltean como bandera), Temiminaloyán (lugar donde te arrojan flechas), Teyollocualoyán (lugar donde te comen el corazón), Apanohyaloyán (lugar donde se tiene que cruzar el agua).

Si el viajero logra dejar atrás esos obstáculos de prueba. Llega a su último desafío, el Chiconahualoyán (el lugar de las nueve aguas), un extenso valle lleno de nueve hondos ríos, los ríos de los nueve estados de la conciencia, donde una densa niebla gris impide la vista de los viajeros, quienes a menudo pierden el sendero hacia el Mictlán.

La ceguera provocada por la niebla y su estado de cansancio provocarán en el viajero la reflexión de las decisiones y acciones que tomó durante su vida terrenal, y así se conectará con todo lo que le sucedió en vida, con todos y todo aquello que le rodeaba. De esta manera, se deja al fin de padecer y se entra en el Mictlán, la residencia de Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, señor y señora del inframundo.

De acuerdo con la creencia, es hasta aquí donde llegan los difuntos a descansar en paz, los viajeros, ante la presencia de Mictlantecuhtli, les entregan una ofrenda para hacerse dignos de su protección.

Es entonces cuando Mictecacíhuatl, la gran señora de la muerte, tomará entre sus manos lo último que resta del difunto y lo devorará, haciéndolo uno con el todo, y de esta manera, al final de este viaje que dura al menos cuatro años, los muertos podían disfrutar de un profundo y placentero descanso eterno.

La muestra abierta este miércoles como preámbulo del 9º Festival Calaveras y Muertitos, que será inaugurado el viernes 26 de octubre, de momento sólo ofrece exhibiciones a grupos escolares del municipio, pero una vez que inicie el festival, se dará acceso al público en general de manera gratuita a partir de las 9 de la mañana y hasta las nueve de la noche, en grupos de 25 niños o 15 adultos, hasta el 15 de noviembre.




Etiquetas: , , ,


Sobre el Autor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Regresar al principio ↑