HISTORIA



En el pasado remoto hace aproximadamente 10 000 años, el paisaje natural era diferente al que hoy observamos, entonces era una región de lagos habitada por fauna pleistocénica principalmente mamuts, restos de estos ejemplaros se han hallado en diferentes sitios de la zona de Xahuento, considerando que esta área era la ladera de la hoy Loma Tultepec.

Con el correr de los años los grupos humanos antes nómadas, fueron pasando a la vida sedentaria, así los primeros asentamientos poblacionales en el espacio geográfico que hoy ocupan Tultepec y Melchor Ocampo, nos remiten al México Antiguo y de manera específica los períodos clásico (año 100 a 800 de nuestra era) y posclásico (año 800 a 1521) de esa época datan los asentamientos prehispánicos de sitios como: Imiquia o Emiquía, Las Palmas, El Terremoto, Totolla, El Mogote y San Martín Tzintongo. En estos sitios existieron poblaciones muy antiguas descendientes otomíes, toltecas y mexicas, que pertenecían y tributaban al señorío de Xaltocan y al perder éste el poder hegemónico de la región, Tultepec pasó a formar parte del señorío de Cuautitlán durante el siglo XV y los primeros años del siglo XVI.

Ante las acciones de conquista militar emprendidas por España en el siglo XVI en las tierras americanas, se vieron perturbadas la vida, las propiedades, la organización y el sentir de los naturales de estas tierras. La Corona española recurrió al sistema de Encomienda, otorgando estancias y tierras de labor a quienes habían contribuido en las campañas militares.

Tultepec formó parte de la Encomienda de Cuautitlan que le fue otorgada al capitán español Alonso de Ávila, esta institución desapareció hacia 1569 y estos territorios fueron administrados directamente por las autoridades novohispanas, Tultepec se mantuvo bajo la jurisdicción de Cuautitlán en donde residía el Alcalde mayor.

En los pueblos sujetos como Tultepec, existía la llamada República de Indios, institución del gobierno local integrada por autoridades indígenas con funciones administrativas.

La conquista espiritual que comprendía las actividades de evangelización en esta región correspondió a los franciscanos quienes denominaron al lugar Santa María Nativitas Tultepec.